Ambiant | Mobiliario para Oficina: junio 2016

lunes, 20 de junio de 2016

El mobiliario como aliado contra el vandalismo escolar.


Cualquier profesor o administrativo de una institución ha tenido la experiencia e inconveniencia de reemplazar y dar constante mantenimiento al mobiliario de las aulas debido a los daños hechos por el alumnado. Mientras que soluciones de raíz lleguen a cambiar actitudes y se tenga más respeto por el equipo y mobiliario, la alternativa es optar por muebles de construcción robusta y acabado resistente a raspaduras y marcas.

Las escuelas no cuentan con el presupuesto necesario para comprar mobiliario nuevo cada vez que algo se rompe, menos cuando su vida natural se trunca por el maltrato. Pueden incluso pasar años antes de que se llegue a reemplazar el mobiliario viejo. Algunos de los elementos clave para considerar un mobiliario a prueba de vandalismo es:


  • Construcción con armazón de tubular soldado
  • ­Asientos de polipropileno
  • Asientos de polietileno
  • Superficies resistente a raspaduras, fabricados con plástico melamina o un laminado de alta presión
  • Moldeado por inyección de plástico de una pieza. Algunos modelos del mercado presumen ser virtualmente indestructibles.
  • Sin piezas removibles, tornillos, tuercas o partes móviles
  •  ­Respaldo flexible resistente al abuso


Esto y otras consideraciones de diseño está pensado para reducir las fixturas y partes que el alumno pueda atacar y desmontar. En casos de hiperactividad o creatividad mal dirigida, no es inusual que brinquen sobre ellos, hagan castillos u otro tipo de apilado para algún juego, incluyendo las obras de arte, graffiti y otras marcas. Su construcción debe ser capaz de soportar peso, impactos y caídas.


Aunque buscamos que sean asientos durables, no se debe dejar a un lado la ergonomía, que eviten la propensión a la curvatura de la columna vertebral y considerando la altura promedio para el grado escolar en cuestión.

En cuanto a tips y recomendaciones para limpieza y mantenimiento del mobiliario que ha sufrido de maltrato, he aquí algunos:

Marcas de lápiz o marcador​. Son las típicamente más fáciles de quitar, usualmente con jabón y agua.

Marcador permanente​. Existen muchos artículos limpiadores, aunque es recomendable hacer pruebas en un área no visible antes de aplicarlo en el resto de la cubierta. El removedor de pintura de uñas es altamente efectivo para quitar marcas de cubiertas laminadas, plástico sólido e incluso madera con acabado. Desgraciadamente, en casos de madera sin acabado es virtualmente imposible hacer algo, por lo que será mejor aplicar pintura u otro acabado para cubrir el detalle. Otros químicos útiles pueden ser el alcohol desnaturalizado y acetona.

Graffiti​. En caso que un buen tallado con agua y jabón no hagan el trabajo, existen algunos químicos en el mercado para la remoción de graffiti. Es recomendable probarlo primero en un área pequeña y en un sitio bien ventilado, preferentemente en el exterior.

Rayaduras en pintura​. Por casos intencionales o el uso mismo pueden provocar rayaduras en la pintura. En sitios de color negro puede incluso usarse un marcador negro para disimular el daño; para otros colores, puede incluso conseguirse kitd de reparación de pintura para automóvil, que hay disponibles en varios colores.

Goma de mascar​. Dependiendo de su tiempo de aplicación es la facilidad para removerla: mientras más tiempo, más fácil. Para gomas más nuevas, pueden enfriarse con una bolsa con hielos para volverla rígida y más fácil de que se desprenda completa con espátula o martillo y cincel, para luego retirar los restos tallando con agua jabonosa.


Ref: gloverfurniture.net; centraleducational.co.uk; 
blog.worthingtondirect.com

Armonía y optimización del entorno educativo: mobiliario, acomodo y esquemas de color.

Además de ser un punto para estimular el aprendizaje, el aula escolar debe también luchar con el fino balance que permita conseguir la rentabilidad y maximizar nuestra capacidad de enrolamiento sin afectar a la experiencia educativa de quienes se inscriban.

Los nuevos entornos buscan el aprendizaje interactivo, dejando de lado el formato 100% receptor, con un profesor al frente dictando el conocimiento. Estos nuevos ambientes, buscan promover el involucramiento del alumnado y haciendo que la postura del profesor sea más de guía y asesor de sus proyectos.

En cuanto a las consideraciones de espacio, el buró educativo de Australia hace algunas recomendaciones:

  • Asegurar que cada estudiante puede ver y escuchar la clase desde cualquier parte del aula. El instructor debe tener suficiente espacio de movilidad para acercarse a cualquier asiento para dar apoyo.
  • Tomar en cuenta las necesidades particulares del alumnado, respecto a cercanía al pizarrón o necesidades especiales de acceso.
  • El diseño del espacio debe optimizar la iluminación natural y la temperatura.
  • No deben bloquearse puertas o pasillos.
  • De requerirse en clase, instalar equipo de cómputo para facilitar el aprendizaje, cercano a tomas de datos de no haber servicio inalámbrico.
  • Elegir el lugar del escritorio para el instructor según la dinámica de clase. Evaluar si es posible prescindir de éste. ­Contemplar el potencial tráfico en el aula, en caso de asignar zonas de lectura y consulta, para evitar interrupciones en clase. ­Alinear asientos según la naturaleza del curso.
  • Almacenar material práctico en un sitio conveniente.
  • En aulas con un asistente del instructor, definir su área de trabajo; típicamente se opta por un escritorio al fondo del aula. ­Según el tipo de estudios, evaluar si se requiere pintarrón o simplemente un rotafolio o caballete.
  • Tener un anaquel o escritorio junto a la puerta para guardar papeles y demás material administrativo.


Todas estas recomendaciones y los nuevos paradigmas de salón de clase buscan el quitar lo que no es necesario y hacer que sean sitios con alta flexibilidad. Una de las alternativas más populares ha sido el quitar las mesas y pupitres para hacer sitios compartidos con mesas y bancas largas; también se opta por utilizar sillas apilables y mesas plegables para fácilmente cambiar la configuración del aula.

Respecto al tema del color, éste juega un importante papel en nuestras emociones, que se reflejará en nuestro desempeño al trabajar o durante el estudio. El uso de un color puede ayudarnos a definir el propósito de un cuarto, ya sea para estudio en silencio, colaboración o relajación. En la práctica, las instituciones tienden a evitar mobiliario de colores claros para que no se note la suciedad y el desgaste por uso.

Como guías generales para incorporar color en las instituciones según el propósito, se tiene lo siguiente:


Salón de clase​. Siendo el principal propósito el aprendizaje activo, un aula deberá estimular la retención y la participación. Para lograr un ambiente receptivo debemos evitar los excesos de estimulación, como lo provocado por colores brillantes, como los rojos y los naranjas. La calma y la relajación son principalmente evocados con los verdes y los azules. Es posible balancear con algo de color vivo en el mobiliario, para evitar que el ambiente del aula se vuelva monótono. Al ser áreas más pequeñas en comparación con las paredes y techo, afectarían menos y podrían evocar acentos de vivacidad y energía con detalles en amarillo o para enfocar la atención con acentos en rojo.

Bibliotecas​. Siendo espacios multifuncionales, se puede experimentar con distintos esquemas de color en el mobiliario para definir zonas. Un área de lectura debe evocar la relajación y la reflexión, por lo que puede reforzar los tonos verdes o azules de las paredes. De existir una recepción o área de descanso, puede jugarse con tonos más neutros en paredes y mobiliario con acojinado en colores vivos o acentos en el mesas o repisas. Los posibles colores pueden ser rojos profundos, naranjas, amarillos o pasteles en cualquier combinación.
  
Áreas comunes​. Siendo sitios más informales, la elección de color es mucho más abierta, pero debe reflejar el propósito del área. Accesos a la institución​. Estos sitios deben motivar la plática amena y la recreación, con colores vistosos y vibrantes. Bancas para descanso momentáneo y mesas para estudio de último minuto.
Comedor​. Un área pensada para las pausas durante el día de clases, deben estimular positivamente, con colores que estimulen el estado de ánimo y la sensación de bienvenida. Pueden hacerse combinaciones que utilicen los colores de la institución, ya sea en detalles de las paredes o con elementos del mobiliario. 

El cuestionamiento de lo que se desea hacer, los objetivos de aprendizaje que se desean lograr y los elementos que deben incluirse en el proceso harán que el entorno educativo sea el más adecuado posible.




Ref: er.educause.edu; deta.qld.gov.au; envoplan.co.uk; smithsystem.com

Ergonomía para alumnos y maestros, calidad en mobiliario escolar.

La experiencia escolar para las recientes generaciones han experimentado la transición de los asientos de corte industrial, de un diseño para todos, a la gradual adaptación a las medidas y posturas más naturales de quienes los utilizan. El mérito está para quienes que a pesar de las limitantes pudieron dedicar horas a sus estudios y graduarse, pero qué mejor es hacer un lado el distractor de la incomodidad y el riesgo físico que pueda presentarse en el futuro.

La ergonomía es la disciplina científica para amoldar los productos y servicios a la medida del usuario, y en el rubro escolar se ha enfocado a proveer la mejor experiencia de estudio al alumnado de cualquier edad y a los que imparten el conocimiento. Con asientos cómodos, que protejan la postura y liberen la tensión en partes clave de la espalda, en particular la región lumbar y la repartición del peso corporal para aligerar la presión en el área sacro iliaca. Mismo caso de contar con descansa brazos para aligerar el esfuerzo de la zona alta de la espalda por estar cargando con el peso de los brazos por tiempo prolongado.

Al momento de elegir asientos para las aulas, el departamento de Kinesiología y Administración de la Recreación de Manitoba, Canadá pone estos puntos a consideracion:

  • Tiempo sentado. Los niños en escuelas primarias duran hasta 9 horas sentados cada día.
  • Los patrones de postura comienzan a manifestarse a partir de los 7 años. La postura propuesta con los asientos del siglo veinte era con espalda erguida, que en periodos prolongados produce fatiga muscular; las posturas encorvadas no permiten el funcionamiento adecuado del diafragma, limitando la respiración.
  • Tamaño equivocado. El desarrollo de los niños es muy variado, tanto en lo físico como en lo cognitivo. Hasta un 83% de los niños se sientan en combinaciones de asiento-­mesa que no va de acuerdo a su estatura. Los resultados de investigaciones presentan que hay una gran disparidad ortopédica ­fisiológica con el mobiliario existente.
  • Tensión física. El resultado de utilizar mobiliario que no siga normativas ergonómicas se refleja en síntomas físicos tangibles. Típicamente los asientos convencionales tienen un respaldo que se inclina hacia atrás y se une al asiento haciendo un hueco; este diseño impide la circulación apropiada, además de afectar la postura natural de la espalda, tensionando cuello, hombros, los músculos de la espalda, además de entorpecer la digestión y aplicar tensión a la columna vertebral. 
  • Desempeño cognitivo. Ha sido extensivamente documentado que los asientos afectan a la ergonomía cognitiva. Un asiento incómodo provoca falta de atención, pobre concentración y capacidad retentiva, además de una caída en el desempeño general. Esto aplica a cualquier edad, incluyendo a los administrativos. 


A menos que sea una característica ofrecida por una institución exclusiva, el poder contar con asientos hechos a la medida para cada individuo es poco factible, pero se pueden seguir unos parámetros generales:


Tamaño adecuado. Dependiendo del nivel de estudios y las alturas promedio según la edad esperada del alumnado, se pueden solicitar o mandar hacer los asientos para amoldarse lo mejor posible.


Ajustabilidad​. La combinación de asiento y mesa deben coincidir con respecto a la estatura de la persona. Será preferente conseguir proveedores que tengan modelos que permitan ajustar la altura o en su defecto prever en el inventario cuatro o cinco distintas alturas de asientos.

Movilidad. Aunque no ha sido tan propagado, los diseñadores e ingenieros proponen asientos que ofrezcan distintos grados de movilidad, para cambios de postura e interacción en el aula.

Funcionalidad​. Es posible que algunas clases requieran constante movimiento y reacomodo de asientos para actividades grupales y no requieran de hacer anotaciones, otras requerirán espacio para poner herramientas, equipo de cómputo o dispositivos operados por grupo. Los asientos deben pensarse para el lugar, el tiempo promedio que se prevea que estarán estáticos y los elementos con los que se vaya a interactuar durante las clases.


Ref: smithsystem.com

Ebooks Gratis

Links