viernes, 11 de agosto de 2017

¿La ergonomía está subestimada?

¿La ergonomía está subestimada?

La palabra ergonomía rueda en la boca de muchas personas y es con frecuencia vista en varias publicaciones, aunque con seguridad es tomada como algo normal y de esperarse. Una parte es lo que creemos que significa y otra los beneficios que nos trae.

La palabra formada a partir de etimologías griegas Ergon (actividad, trabajo) y Nomos (regla o ley) se aplica a productos, servicios y condiciones de trabajo en las que para su diseño se toman en cuenta las capacidades y dimensiones corporales de quienes las utilizan. Muy de forma particular podemos tener ejemplos de los primeros automóviles producidos de forma masiva en el mundo, que a la hora de buscar colocarse en otros mercados se daban cuenta que tenían cabinas muy pequeñas (asiáticos, al buscar mercados occidentales) o manubrios muy lejanos del conductor (italianos, que su estructura corporal promedio era de brazo más largo). Con el fin de ofrecer comodidad a todos, se fueron revisando normas y estándares, además de incluir opciones de ajuste para adaptarse a todas las alturas y alcances.

Como lo visto anteriormente, la ergonomía puede representar el éxito o fracaso económico de una marca, ya que al tener más opciones para distintos consumidores habría más oportunidad de conseguir ventas. En el caso de los ambientes de trabajo, la ergonomía juega un esencial papel, haciendo que los operadores/administrativos tengan las óptimas condiciones de trabajo que produzcan resultados con la mayor eficiencia, sin ignorar su comodidad, que a su vez estimula la productividad.

Los beneficios de la ergonomía en los espacios de trabajo son varios:
  • Se consiguen ahorros en el desempeño general

a) Menos lesiones laborales.
b) Empleados más productivos y sostenibles.
c) Menos gastos por indemnizaciones, reclamos, tiempos muertos y pérdidas de productividad mientras se resuelve una incapacidad.
  • Ambiente de trabajo cómodo para los trabajadores, evitando condiciones que provoquen incomodidad física.
  • Mayor productividad. Gracias a condiciones optimizadas en el lugar de trabajo, el estado de ánimo en general se mejora, el acumulamiento de fatiga a lo largo del día es menor y hay una mayor satisfacción al realizar sus actividades.
  • Mayor integración. Al sentir que la organización se preocupa por su bienestar y los hacen sentir valorados, la actitud en general es más optimista y se desarrolla un mayor sentido de pertenencia.
  • Menos ausentismo. Al tener condiciones que promueven un buen estado de salud y energía, los trabajadores se involucran más en su trabajo.

Las condiciones ideales son definidas y evolucionan según las actividades de cada empresa; te invitamos a tomar un tiempo para analizar las condiciones en tus lugares de trabajo para ir mejorando y ver reflejados los resultados tomando a los trabajadores y a ti mismo como punto de referencia.

Conoce las ventajas de contar con Muebles para Oficina con Ambiant.

No hay comentarios:

Publicar un comentario