lunes, 27 de febrero de 2017

5 factores antes de elegir sillas escolares



Dentro del mobiliario utilizado para instituciones educativas, los asientos designados para las aulas son de suma importancia; aunque parece un detalle secundario, puede afectar directamente en el rendimiento escolar del alumno, dependiendo que tan bien haya sido nuestro criterio de elección.

Además de connotaciones de precio y calidad, debemos buscar los siguientes factores al momento de investigar y hacer la posterior compra de asientos para los alumnos:


    tamaño de sillas escolares
  1. Altura del asiento con respecto a la edad de los estudiantes. Si es una escuela de educación primaria, podría sonar práctico sería tener un tamaño de silla que sirva para todos los grados, que nos permitiría cambiar entre salones cuando sea necesario; la realidad es que son años de crecimiento, por lo que se necesitarán de dos a tres tamaños para que los niños puedan reposar bien los pies en el piso y no topar rodillas con los escritorios. Cada institución deberá hacer su propio estimado según la mezcla de alturas entre sus estudiantes; cuando es la primer compra y no hay datos previos, pueden utilizarse guías de referencia, o elegir con respecto a la estatura de estudiante más alto y hacer ajustes al resto (ej: descansa pies)
  2. Almacenaje. Dependiendo de las necesidades por asignatura, pueden elegirse diseños con charolas o canastas para poder depositar mochilas, libros, trabajos manuales a entregar, para poder tener sus artículos a la mano durante la clase, mientras que se conservan despejados los pasillos y hace menos necesaria la instalación de lockers o repisas.
  3. Movilidad. Hay que tomar una decisión dependiendo las actividades del lugar. ¿Las aulas se reconfiguran con frecuencia para abrir espacio a una clase artística? Sea para las artes u otras actividades. En el caso que las aulas estén pensadas como multifuncionales y que sufran cambios durante el diario, habría que elegir un diseño más fácil de acomodar, apilar y transportar.
  4. Colores. Puede obedecer a una exigencia de identidad corporativa, tomando en cuenta el perfil y edades de los alumnos. Para casos de inclinación hacia rayonear y vandalizar, es preferible colores oscuros como azul marino y negro, para que las marcas y trazos sean menos notorios. También pueden hacer uso de la psicología del color; colores verdes para energizar, violeta o azul para concentración y relajación, entre otros.
  5. Movimiento. En base a la tendencia sedentaria que estamos viviendo en los ambientes escolares, los niños tienen energía que no pueden sacar a flote, cosa que nos roba su atención y los hace menos tolerantes a las horas de concentración. Como parte de las iniciativas para corregir este problema, están los asientos activos, que habilitan a los usuarios para cambiar de postura, brincar y estar constantemente en movimiento, que contribuye a gastar energías y mantenerlos alerta. Dependiendo del diseño, puede ser más efectivo para el consumo de calorías.

Conoce más visitando Ambiant de México, expertos en mobiliario escolar y de oficina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario