lunes, 23 de enero de 2017

¿Más productividad con menos horas? Beneficios de Jornadas de 6 horas

Mobiliario para Oficina


Por la manera que las empresas conducen sus negocios, lo que hace más sentido es obtener el máximo provecho de la inversión. En el caso de los empleados contratados, lo usual es planear el trabajo para sacar la máxima productividad durante las 8 horas de trabajo diarias, que se vuelven 9 a 12 horas cuando aumentan las órdenes de trabajo o insuficiente personal. Según análisis de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, el mexicano en promedio trabaja 10 horas al día. 

En varios países se está cuestionando que los trabajadores puedan dar el mismo nivel de productividad durante jornadas de 8 o más horas. A manera de experimento, empresas programadoras y automotrices han transicionado al esquema de 6 horas diarias. El razonamiento detrás es que los trabajadores para recuperarse y atacar de nuevo se tomaban pausas a distintas horas del día. El convenio llegado era probar con el nuevo horario, menos horas a cambio de no ingresar a las redes sociales y planear bien las juntas, para realizar sólo las necesarias, con equipo de trabajo y mesa directiva; los resultados arrojan el éxito de la prueba, pues no solamente mantuvieron el nivel de productividad, sino que se logra hacer más cosas en menos tiempo, permitiendo a los trabajadores regresar más temprano a casa y convivir más en familia.

De acuerdo a las impresiones tomadas de trabajadores en empresas como Toyota y la informática Brath en Suecia, comentan estar muy contentos con los resultados, por tener más tiempo personal en el día. Al ser un beneficio que pocas empresas ofrecen, se convierte en una fuerte palanca y motivador, facilitando que los trabajadores se queden.

El esquema laboral puede aplicar en cualquier empresa. En el caso de salubridad, y servicios públicos, la calidad del servicio dado mejora a consecuencia de un buen estado de ánimo, más fácil de sostener por haber menos cansancio y prospecto para hacer más cosas al terminar el día. Aunque en el giro médico sólo se ha considerado como una prueba temporal, un mejor estado de ánimo nos permite conservar más energía, ser más pacientes, tolerantes y reducir el número de conflictos laborales.

Otros experimentos han arrojado diferentes resultados, como aplicar la semana laboral de 4 días en una empresa de diseño en Bélgica (Central). En el día extra de descanso se le da libertad a los trabajadores para quedarse en casa, trabajar en proyectos propios o ir a trabajar. Con la reducción de la carga y el estrés, los trabajadores trabajan más descansados, concentrados, tomando decisiones con más agilidad y motivados a poner más empeño, logrando terminar sus proyectos más pronto.

Paradójicamente, revisando de nuevo la condición humana y sus motivadores, podemos ser igual o más eficientes en el trabajo con menos horas. En el caso de México, el esquema de seis horas tendrá que sobrepasar una montaña imponente de ideología laboral para que se replique en todo el país, por la expectativa de que trabajes más y resuelvas problemas más allá del tiempo estipulado en contrato. Pondremos nuestra esperanza en las empresas que ya pilotan programas similares, para que su éxito atraiga a otras empresas para que unan a la tendencia.

Conoce más visitando Ambiant Mobiliario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario