jueves, 3 de noviembre de 2016

Reglas de comportamiento en oficina: etiqueta y convivencia administrativa

Cuando piensas en tu oficina, vienen a mente varios pensamientos, entre ellos las interacciones buenas y malas con tus compañeros de trabajo, superiores, juniors y personal de otros departamentos y con diferentes responsabilidades, con los que en algún momento deberás de interactuar. Lo más importante, los clientes que llegan a la oficina y que deben llevarse la mejor impresión del lugar, pues no todo son buenos adornos y mobiliario sino la manera en que se sintieron atendidos. 

¿Todo está en orden?¿Es un ambiente ideal, casi perfecto? Siendo realistas, es posible que haya más de alguna cosa que podemos mejorar para que así sea. Aquí te mostramos algunas reglas de comportamiento para llevar una mejor relación con tus compañeros y tus clientes:

  • Respeta el tiempo y espacio de los demás. No solamente porque estén cerca de tu escritorio o te los encontraste en el pasillo quiere decir que están disponibles para atender tus solicitudes o sostener charlas amenas.
  • Cuidado con los olores. El comer casero es positivo, mientras que los platillos no impregnen la oficina con su aroma. De preferencia lleva tu comida a la cocina, al área de comedor o en exteriores. En el caso de perfumes, busca que no sean muy penetrantes, pues algunas personas pueden tener alergias a sus componentes… y no descuides el aseo personal.
  • Mantén los ruido y distracciones al mínimo. Cuidado con los hábitos involuntarios como llevar conversaciones en voz muy fuerte y hacer ritmos y golpeteos en el escritorio que puedan desconcentrar a los demás. Usualmente las políticas permiten escuchar música mientras que sea con audífonos y que no te distraiga de posibles interacciones con el equipo.
  • Orden y limpieza. Busca tener una escritorio ordenado, libre de basura o suciedad que además de la incomodidad dan un mal reflejo de tí y la empresa.
  • Sé considerado. Ofrece el mismo respeto y comprensión que tú deseas. Muchos problemas pueden resolverse hablando y con un poco de paciencia.
  • Pensamiento de equipo. Para tener un staff compacto, unido y participativo, se debe tratar bien a todos y evitar cualquier práctica negativa, como chismes, segregación o malos entendidos. Mantener la comunicación para analizar metas y tratar puntos de preocupación nos permitirá resolver problemas antes de que se agraven.
  • Respeta el tiempo establecido para juntas: Preséntate a tiempo para las juntas y participa activamente para sacar el máximo provecho. Las juntas deberán durar según el tiempo agendado. Y evita el multi tasking
  • Respeta los artículos propiedad de la empresa o de tus compañeros. Es abuso de confianza tomar aparatos electrónicos, lápices, equipo de cómputo, etc. sólo porque está allí.
  • Evita el gritarle a tus compañeros. Fomenta un ambiente de comprensión, propositivo y buena voluntad.
  • No repitas malos hábitos. Llegadas tarde, por ejemplo; no porque los demás sean de criterio más liberal con la llegada a la oficina quiere decir que esté bien y que debas hacerlo. Piensa en tus aspiraciones y la persona profesional que eres y aspiras a ser.
  • Controla tus emociones, tranquilízate antes soltar la furia. Igualmente, todos tenemos un mal día, trata de ver más allá del enojo de la otra persona.
  • Amonesta en privado, felicita en público. Seguramente has presenciado cuando alguien está siendo regañado; a nadie le gusta que le afecten en su status quo, poniéndolo en evidencia ante todos. Mejor coordina citas para hablar en privado con la persona implicada e intercambiar impresiones.
  • Condúcete con honestidad y dignidad. Recuerda que tu palabra es lo más valioso que tienes, no la demerites con inconsistencias.
  • Aprecia y agradece por las cosas que hacen por ti.
  • Sé discreto y considerado con la problemática de los demás.
  • Evita las ventas a compañeros de trabajo. Dulces, catálogos de zapatos y ropa; si vas a ofrecerlos, que sea en tiempo personal de ambas partes.
  • Si un colega no te puede atender en el momento, deja un recado y no te quedes rondando en su escritorio. Respeta su tiempo y privacidad.
Como puedes ver, la oficina puede representar una parte importante de nuestras vidas al ser algo que vivimos día a día, en Ambiant te ayudamos a hacer de estos espacios algo especial y funcional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario